Pues… Hoy

Hoy es uno de esos días en los que la pluma se vuelve consejera además de amiga. Transporto mi cabeza al teclado con la intención de leerme por dentro y ser capaz de analizar lo que pienso y lo que siento, intentando encontrar algo de estabilidad dentro del caos.

Es curioso, el caos en mitología es lo que precede a, lo que existía antes del inicio. Para mi es la conjunción de todos los campos en mi haber, mezclándose unos con otros y convirtiéndose en un nudo digno de los auriculares de cualquier transeúnte en un día cualquiera.

Así está mi vida en los últimos tiempos, volviéndose un terreno pantanoso en el que las arenas movedizas corren tras de mi como si las condenadas fueran hijas del mismísimo Usain Bolt.

Es irónicamente gracioso ver cómo puede cambiarte la vida en un segundo cuando te toca la lotería, o en su defecto, en dos meses cuando te viene a visitar alguna enfermedad hija de puta.

Creo que la conclusión puede verse claramente, a lo que egoistamente me contesto con un: “vete a la cama y desconéctate”.

 

Besitos en vinagre.